Actualizado 00:57 CET Versión escritorio
Segovia

El Atleti se quema en Vitoria

Los de Simeone pierden su primer partido de la temporada ante un necesitado Alavés

Publicado el 25.09.2021

El Atlético de Madrid sufrió su primera derrota de la temporada ante el Deportivo Alavés (1-0) en un partido plano del vigente campeón de Liga, que apretó en los minutos finales con toda la artillería, pero que no pudo evitar un traspié esperable en el arranque de la séptima jornada de la Liga Santander.



 



El equipo de Diego Pablo Simeone llevaba varias semanas jugando con fuego y este sábado se quemó en Vitoria. Lo hizo después de tirar la primera parte -en la que no disparó a portería- tras conceder una renta pírrica a un equipo muy necesitado que, espoleado por su grada, estrenó su casillero de puntos ante el rival que menos hubiese imaginado.



 



El Atlético reaccionó tarde y se encontró un muro. El 'Cholo' metió todo lo que tenía, hasta cuatro delanteros, pero no encontró la finura necesario para apuntillar a un Alavés que se defendió con uñas y dientes en los diez últimos minutos. Los babazorros se dedicaron a achicar agua tras los comprometidos centros de Rodrigo de Paul. Pero no hubo forma para los rojiblancos, ni a balón parado.



 



Ni con Oblak en el área contraria subiendo al remate en el tiempo de descuento; nada le salió a un Atlético que si bien ganó al Espanyol y al Getafe con dotes milagrosas, no pudo siquiera puntuar ante los vitorianos, que se refugiaron en un gol tempranero de Víctor Laguardia, uno de los mejores en el cuadro local. El veterano central apenas tardó cuatro minutos en buscar las cosquillas a Oblak.



 



Y las encontró, y tanto que lo hizo con un cabezazo potente a centro de Luis Rioja, otro de los protagonistas este sábado, ágil en el desborde y eficaz en el tercio decisivo del campo. La respuesta fue pobre, muy débil para un ataque millonario en el que Antoine Griezmann todavía no ha llegado. El francés lo intentó al borde la media hora pero estuvo muy lejos del Griezmann que enamoró en su primera etapa.



 



En la segunda mitad mejoraron los de Simeone, no era difícil, y pronto pusieron en apuros a los Calleja con una falta de De Paul que Laguardia sacó bajo palos cuando el cuero iba a superar la línea con todos los jugadores como espectadores. La indecisión estuvo a punto de sentenciar a un Alavés que resistió con fiereza y encontró el premio más grande.



 



Los cambios también mejoraron a los madrileños, en concreto un Correa que salió con desparpajo y audacia, pero que terminó siendo incapaz de encontrar la rendija en la zaga albiazul. El marcador no se movió, ni tan siquiera tras un posible penalti que reclamó Suárez por una mano en el área de Saúl García pero que Mateu Lahoz pasó por alto. Nada cambió y el 1-0 sirve para armar de confianza al Alavés y devuelve a la realidad al Atlético, que sigue en proceso de construcción.


COMENTARComentarios