Cyl dots mini

Ecologistas en Acción denuncia el "abuso" de autorizaciones en suelo rústico de la Comisión de Medio Ambiente de Segovia

A su entender, no basta con que el uso solicitado sea autorizable, pues el suelo rústico solo se puede utilizar cuando el uso que se pretende tiene un interés público superior al de su conservación.

Ecologistas en Acción (EA), con participación en la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Segovia a través de dos voluntarias, considera que este órgano colegido "abusa" de las autorizaciones excepcionales en suelo rústico.

 

A su entender, no basta con que el uso solicitado sea autorizable, pues el suelo rústico solo se puede utilizar cuando el uso que se pretende tiene un interés público superior al de su conservación.

 

En un balance de su participación en la Comisión, que tiene lugar desde octubre de 2013, la organización ecologista resalta además que, en cuanto a planes urbanísticos, tradicionalmente la Comisión aprueba de forma habitual las propuestas presentadas por los municipios, salvo que se incluyan vulneraciones muy evidentes de las normas.

 

En este sentido, precisa que lo que un ayuntamiento propone es dado por bueno si no afecta a los intereses de la Comunidad autónoma,  por lo que es aceptado con independencia de que sea realizable o lógico.

 

Como puntos débiles y aspectos que cree que este órgano ha de mejorar, EA destaca la calidad de los debates, puesto que se tiende a "dar por buenas" las propuestas de resolución presentadas por la ponencia técnica, sin discusión alguna; el seguimiento de los temas, ya que una vez se otorgan las autorizaciones "no hay actividad inspectora", o el "desequilibrio" entre urbanismo y medio ambiente.

 

Al respecto, explica que la desregulación que se ha producido en temas ambientales lleva consigo que, en algunas reuniones, entre las decenas de cuestiones que forman parte del orden del día no haya ningún tema ambiental en sentido estricto.

 

Además, apunta que en las propuestas técnicas presentadas no se aprecia una auténtica integración entre las perspectivas ambiental y urbanística para construir una política integrada de sostenibilidad y pone como ejemplo el suelo rústico, que "no es percibido como un valor ambiental".

 

Los ecologistas valoran no obstante que las nuevas leyes urbanísticas hayan introducido una cierta racionalidad en las decisiones públicas. "Ahora hay que justificar la necesidad de los nuevos desarrollos de viviendas que se proponen y hay que justificar la colindancia de los nuevos suelos urbanizables con el espacio urbano y la Comisión ha empezado a aplicarlas recientemente, pero aún de manera bastante laxa", indica.