Dulce Tentación reunirá a treinta conventos y monasterios de Castilla y León

Covento Segovia (Foto: E. P.)

El trabajo de cerca de treinta conventos y monasterios de Castilla y León va a reunirse en Dulce Tentación, la segunda edición de un encuentro que se organiza en las Cortes regionales y que se va a desarrollar del 16 al 18 de diciembre.

El trabajo de cerca de treinta conventos y monasterios de Castilla y León va a reunirse en Dulce Tentación, la segunda edición de un encuentro que se organiza en las Cortes regionales y que se va a desarrollar del 16 al 18 de diciembre.

 

La presidenta del Parlamento de Castilla y León, Silvia Clemente, ha visitado este martes el monasterio segoviano de Santo Domingo el Real, para presentar esta cita. Se trata de uno de los tres representantes de la provincia de Segovia que acudirán al encuentro, junto al convento de Nuestra Señora de Los Ángeles, de Villacastín, y al convento de Santa Isabel, también de la capital segoviana.

 

Entre el resto de la representación aparece el convento de Santa María de Jesús, de Ávila; el convento de San Blas, de Lerma, el monasterio de la Ascensión del Señor, de La Aguilera, el convento de Nuestra Señora del Espino, de Vivar del Cid, el monasterio de Santa Clara, de Belorado, y el monasterio de San Pedro de Cardeña, de Castrillo del Val, todos ellos de la provincia de Burgos.

 

León estará representada a través de los monasterio de la Santa Cruz, de Sahagún, y de Nuestra Señora de Belén, de Toral de los Guzmanes. En el caso de Palencia, se podrá contemplar la labor del convento de Nuestra Señora de la Piedad, así como de los monasterios de Santa Clara, tanto de Calabazanos como de Aguilar de Campoo y de Astudillo.

 

De la provincia de Salamanca se va a mostrar el trabajo de los monasterios del Sagrado Corazón de Jesús, de Cantalapiedra, y de Nuestra Señora de Porta Caeli-El Zaroso, de El Cabaco, además del de las Madres Benedictinas de Alba de Tormes y del convento de Madres Carmelitas de Peñaranda de Bracamonte.

 

El monasterio de Santa Clara, de Soria, y el Real Monasterio de Santa María, de Santa María de Huerta, también estará presentes en Dulce Tentación 2016, así como los monasterios vallisoletanos del Sagrado Corazón, de Cigales, y de Santa Clara, de Medina del Campo, junto a Nuestra Señora de los Remedios, de Fuensaldaña. Asimismo, como representación de la provincia de Zamora, los monasterios de San José y de Santi Spiritus, ambos de Toro, el cisterciense de El Salvador, de Benavente, y Santa María la Real de Dueñas, de la capital zamorana.

 

Silvia Clemente ha destacado el propósito de colaborar con las comunidades religiosas de Castilla y León, quienes llevan a cabo la "enorme labor" de cuidar y preservar el patrimonio histórico en el que se asientan. En ese sentido, la presidenta de las Cortes y de la Fundación Villalar ha valorado que la región presente 112 conventos y monasterios declarados Bienes de Interés Cultural (BIC) y "más del triple" si se tienen en cuenta los inmuebles que no cuentan con esa figura, lo que hace que Castilla y León ocupe la "primera posición" en el conjunto nacional, al reunir el "20 por ciento" de los BIC españoles.

 

Igualmente, Clemente ha recordado que el Estatuto de Autonomía de Castilla y León recoge que el patrimonio histórico constituye una de las "señas de identidad" del territorio. Un objetivo que ha recogido la presidenta del Parlamento y que persigue Dulce Tentación 2016, según ha declarado, junto al propósito de acercar las Cortes a los ciudadanos.

 

Junto a la venta de dulces, textil e imaginería, el encuentro incluye actividades culturales a lo largo de las tres jornadas. Entre ellas, música "con diferentes formatos", según Silvia Clemente. Un programa más "estable y lógico" que el de la primera edición, que consiguió que alrededor de 6.000 personas pasasen por el Parlamento regional. Este año, la organización ha conseguido que participen alrededor de una decena de conventos y monasterios más que el año pasado.

 

Además, el nivel de ventas que logran las comunidades religiosas en los tres días que dura el evento equivale a lo que pueden lograr, de media, en "aproximadamente seis meses", según ha sopesado la presidenta de las Cortes de Castilla y León.