Dos carreteras permanecen cortadas por la crecida del Eresma

Dos carreteras de la red viaria provincial en Segovia permanecen cortadas como consecuencia del desbordamiento del río Eresma.

 

Operarios del Área de Acción Territorial de la Diputación Provincial, de la que dependen ambas vías, procedieron a su corte ante la crecida del río y controlan ambos itinerarios para evitar posibles percances, según han informado fuentes de la Institución Provincial.

 

Se trata de la SG-V-3122, entre los kilómetros 2,0 y 2,3, en Hontanares de Eresma, cuyos vecinos cuentan como camino alternativo con la carretera que se dirige a Valseca; y la SG-3312, kilómetro 6, en Carbonero de Ahusín, cuyos habitantes tienen la posibilidad de dirigirse hacia la autovía Segovia-Valladolid.

 

Otras dos vías dependientes de la Diputación tuvieron que ser cortadas en la mañana del domingo, ambas afectadas por la crecida del río Cega.

 

La primera fue la SG-V-2313, entre el kiómetro 15 y el kilómetro 15,2, en Pajares de Pedraza. La otra fue la SG-V-2312, en Arevalillo de Cega. No obstante, ambas carreteras quedaron abiertas al tráfico al final de la mañana del domingo.