Decenas de personas levantan la voz por la libertad de expresión en la UVA de Segovia
Cyl dots mini

Decenas de personas levantan la voz por la libertad de expresión en la UVA de Segovia

Profesores, estudiantes, autoridades de la UVA y políticos, con la alcaldesa al frente, durante la manifestación

Decenas de personas se han congregado este miércoles en el ágora del Campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid (UVA), en Segovia, en rechazo de los ataques terroristas de la semana pasada en París, que dejaron 17 fallecidos.

La convocatoria, organizada por el centro, ha contado con la presencia de estudiantes, profesores, periodistas y representantes políticos segovianos, entre ellos la subdelegada del Gobierno en la provincia, Pilar Sanz, y la alcaldesa de la capital, Clara Luquero. Al acto ha asistido asimismo el humorista gráfico José Orcajo, fundador de la nueva revista nacional 'El churro ilustrado'.

 

En homenaje a las víctimas, todos ellos han esgrimido bolígrafos, fotografías y carteles en los que se podía leer 'Todo está perdonado. Yo soy Charlie'.

 

Durante el encuentro, que se ha hecho coincidir con el día en que el semanario satírico francés 'Charlie Hebdo' ha publicado una edición especial con un millón de ejemplares, se ha guardado un minuto de silencio y una alumna de 1º de Publicidad ha puesto voz a un manifiesto a favor de la libertad de expresión y los derechos humanos.

 

El decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación, Agustín García Matilla, ha reivindicado en declaraciones a los periodistas la necesidad de que los medios refuercen ahora más que nunca la democracia y ha manifestado su solidaridad con las víctimas y con la plantilla del semanario, así como también con todas las personas que han sufrido el terrorismo y combaten de forma activa este tipo de violencia "con la sonrisa, el humor y la labor informativa".

 

La concentración, según reza en la convocatoria de la UVA, ha servido para rechazar el terrorismo, la intolerancia ante la libertad de expresión y cualquier manifestación de integrismo religioso, así como para reivindicar el trabajo por la paz "Condenamos cualquier integrismo que en nombre de la religión pretenda atentar contra derechos humanos fundamentales. Creyentes, agnósticos y ateos tienen idéntico derecho a convivir en paz. Cada ciudadano es libre para cultivar o no su propia espiritualidad que en ningún caso debe justificar o provocar violencia, agresión o muerte", afirman fuentes del Vicerrectorado en su comunicado.