Condenado un hombre a 39 años de cárcel por apuñalar casi hasta la muerte a su exnovia de 14 años

Policía Nacional

Asestó 26 puñaladas a su exnovia, entonces de 14 años, en una vivienda en construcción de Granada capital donde luego la dejó abandonada "en estado agonizante", todo ello después de que ella le comunicara que no quería seguir con él.

La Audiencia Provincial de Granada ha condenado por cinco delitos a un hombre que asestó 26 puñaladas a su exnovia, entonces de 14 años. Ha sido sentenciado a una pena de 39 años y medio de prisión por asesinato en grado de tentativa. El acto fue cometido en una vivienda en construcción de Granada donde dejó a la joven abandonada “en estado agonizante” después de que ella le comunicara que no quería seguir con él.

 

El hombre, que ahora tiene 29 años, también queda condenado por abuso sexual continuado, quebrantamiento de medida de seguridad con reincidencia, embaucamiento para facilitar material pornográfico a una menor de edad y contacto con menor de 16 años a través de Internet con fines sexuales, según consta en la sentencia, de fecha 27 de agosto.

 

Por todo ello, junto a la pena total de 39 años y medio de cárcel, queda condenado a cumplir una orden de alejamiento y tiene prohibido la comunicación con la víctima por un total de 50 años, además deberá pagar una indemnización de 836.444 euros en concepto de responsabilidad civil.

 

La sentencia hace constar que en enero de 2017 el hombre de 26 años contactó con la chica (de 14) a través de la red social Facebook con “deseo de satisfacer sus deseos libidinosos”. El hombre le mintió y dijo que él tenía 17, aunque luego manifestó tener 20. En el contexto amistoso en que desarrolló la relación, tras conocerse personalmente, la menor “comenzó a remitirle fotos de contenido erótico” que él conservó, según la sentencia que ha adelantado el diario Ideal.

 

Comenzaron una relación de tipo sentimental, y la madre de ella, quien ha estado representada como acusación particular en la causa, los sorprendió el 7 de febrero, después de que hubieran “realizado el acto sexual” en su dormitorio, y “dio aviso a la Policía interponiendo denuncia por estos hechos”.

 

Se le impuso entonces una orden judicial de alejamiento aunque “continuaron viéndose”, lo que dio lugar a una condena por quebrantamiento de condena un mes después.

 

Pese a dicha condena, “el acusado y la menor continuaron hablando y viéndose, quedando a través de las redes sociales Facebook e Instagram para concertar los encuentros”, detalla la sentencia.

 

Al descubrir “el carácter excesivamente celoso y controlador del acusado”, la menor le hizo saber en el mes de agosto de 2017 que “no deseaba continuar con dicha relación”, y quedaron para una cita el día 29.

 

La menor quería dejar la relación porque el hombre era “excesivamente celoso y controlador”

 

Una vez que se vieron “comenzaron a caminar, dando varias vueltas por una zona que la menor no conocía, continuando el acusado en su insistencia de que tenían que retomar la relación, hasta que finalmente la agarró del brazo y la introdujo a la fuerza en una casa en construcción” del Cerrillo de Maracena.

 

La llevó hasta la habitación más pequeña de la casa y con menos ventanas “para asegurarse de que nadie los escuchara, intimidándola y arrinconándola en una esquina”, sacó una navaja de ocho centímetros de hoja, diciéndole que “si no volvía con él se mataba”. La tiró entonces al suelo, “rajándole los pantalones para bajárselos”, y comenzó a hacerle, en el transcurso de la agresión, “tocamientos de contenido sexual” y a darle “puñetazos en la cara”.

 

Tras apuñalarla hasta en 26 ocasiones y, “actuando el procesado con notable desprecio por su condición de mujer”, la dejó inconsciente y “en estado agonizante” abandonada en el lugar, hasta que fue encontrada al amanecer por unos vecinos que escucharon su petición de auxilio.

 

El hombre creyó que la había asesinado

El ahora condenado señaló que, tras saber que quería cortar la relación, la obligó a entrar en la vivienda y le asestó múltiples puñaladas hasta que se “desvaneció” y la creyó que estaba muerta, según declaró en el juicio.

 

Después de la práctica de las pruebas propuestas, las acusaciones pública y particular modificaron sus conclusiones provisionales emitiendo un escrito acusatorio conjunto en los términos en que el procesado ha sido finalmente condenado, que reconoció los hechos en virtud de un acuerdo tácito entre las partes.

 

La Fiscalía pidió inicialmente para él 54 años y medio y la acusación particular lo elevó a 77 años, con una indemnización de 836.444 euros por lesiones, secuelas y daño moral.

 

En su sentencia, contra la que cabe recurso, la Audiencia ratifica la prisión provisional en la que ya estaba el procesado, especificando además que “el máximo de cumplimiento total” de las penas de prisión impuestas por esta causa será de 30 años, conforme prevé el Código Penal.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: