Censuran que se oculte la procedencia de los huevos del brote de salmonelosis poniendo en sospecha a todas las granjas de Segovia

Huevos

Facua denuncia que "una semana después", el Ministerio de Sanidad "aún no ha publicado la alerta sobre los huevos con salmonela".

Facua-Consumidores en Acción ha acusado al Departamento de Salud del Gobierno Vasco de "seguir ocultando" la procedencia de los huevos que habrían causado 40 casos de salmonelosis en Vizcaya, por lo que "ni los comerciantes ni hosteleros que los hubieran adquirido pueden identificarlos".

 

Además, ha criticado que, una semana después, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) "aún no ha publicado en su web información alguna sobre la alerta por huevos con salmonela" emitida por el Ejecutivo de Euskadi.

 

Según ha manifestado Facua en un comunicado, el pasado 1 de octubre, la "autoridad sanitaria de Euskadi" dio a conocer a los medios de comunicación "que había retirado 1.125 docenas de huevos tras un brote de salmonelosis en la comunidad, del que se habían registrado 40 intoxicados, algunos de los cuales tuvieron que ser hospitalizados". Además, afirmó que 37 de los afectados consumieron los huevos en un local hostelero de Galdakao y otros tres en otro de Portugalete.

 

Sin embargo, según ha destacado, el Departamento de Salud "no quiso hacer público el origen de los productos contaminados", y aseguró que había informado a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (Sciri) de la Red de Alerta Alimentaria.

 

La asociación ha añadido que el 2 de octubre requirió información a las autoridades sanitarias vascas, que "solo aclararon que la investigación llevada a cabo por las unidades de Epidemiología y Salud Alimentaria de la Dirección de Salud Pública del Gobierno Vasco parece indicar que los huevos retirados tienen su origen en una granja ubicada fuera de Euskadi" y ya se había realizado "la comunicación oportuna a la Red estatal de Alerta Alimentaria, competente en la materia".

 

Facua ha asegurado que, una vez recibida la comunicación, y ese mismo día, se volvió a poner en contacto con el Gobierno vasco "para insistir en la necesidad de conocer toda la información disponible para darla a conocer a los consumidores, sin recibir respuesta".

 

Por ello y, "por tercera vez", el jueves 3 de octubre se dirigió al Departamento de Salud, "esta vez por vía telefónica" sin haber recibido respuesta "a fecha de hoy".

 

Ese mismo día, según ha recordado, la directora general de la Fundación para la Seguridad Alimentaria de Euskadi, Arantza Madariaga, "informó a la prensa de que los huevos afectados provienen de una granja de Segovia, que no identificó, sembrando con ello la sospecha sobre todas las granjas avícolas de esa provincia".

 

Ha agregado, además, que "sólo mencionó que los huevos retirados fueron embalados y distribuidos por empresas vascas, sin aclarar, una vez más, cuáles son dichas empresas ni los establecimientos que los recibieron".

 

AESAN

 

Facua ha censurado, asimismo, que "ni la web de la Aesan ni la del Departamento de Salud de Euskadi informan de esta alerta alimentaria" y ha censurado que "la Administración vasca no actualiza su sección dedicada a comunicar alertas alimentarias desde hace más de tres años".

 

"La web ni siquiera informa de ninguna de las tres alertas emitidas por las propias autoridades sanitarias de Euskadi desde 2016 y que sí recoge la Aesan", ha apuntado.

 

La última alerta publicada correspondería a febrero de 2019, "sobre una infección leve por enterotoxina estafilocócica provocada por consumo de un queso de oveja y la retirada de otro producto de la misma empresa por detectar Listeria", otra más sobre "alérgenos no declarados en el etiquetado de una ensalada de cangrego" en abril de 2019, y una tercera ese mismo mes sobre "la presencia de huevo no declarado en delicias de cangrejo", ese mismo mes.

 

Facua ha considerado "irresponsable" la "falta de transparencia" del Gobierno vasco, que "sólo contribuye a aumentar el riesgo para los consumidores", y ha criticado "la lentitud" del organismo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social "en dar a conocer el caso".

 

La asociación de consumidores ha indicado que "cuando estalló el caso Magrudis, la Aesan tardó cuatro días en informar en su web sobre la alerta por Listeria desde que la Junta de Andalucía se la facilitó".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: