Castilla y León se abre ahora a retrasar el toque de queda y ampliar el límite de personas en reuniones de Navidad
Cyl dots mini

Castilla y León se abre ahora a retrasar el toque de queda y ampliar el límite de personas en reuniones de Navidad

Protesta contra el toque de queda en la plaza Mayor. Foto: M. Chacón / ICAL

Mañueco asegura que cederá para que haya un consenso sobre el horario y el número de participantes en reuniones, que el Gobierno ha fijado en 6 personas y límite la 1 en Nochebuena y Nochevieja

Castilla y León está dispuesta, en aras del consenso, “a ceder” en la ampliación de la franja del toque de queda y del número de personas que se pueden reunir en el plan de la Navidad que deben aprobar Gobierno y comunidades en el Consejo Interterritorial de Salud. Así lo adelantó el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en su comparecencia, a petición propia, ante el Pleno de las Cortes para informar sobre las actuaciones realizadas y normas dictadas por la Junta en relación con la crisis sanitaria del COVID 19 y sobre las medidas previstas para el futuro.

 

Castilla y León acordó el 22 de octubre el toque de queda desde las 22.00 a las 6 horas, el cierre perimetral de la Comunidad desde el 30 de octubre y que se va a prorrogar y la clausura de la hostelería, centros comerciales y gimnasios desde el pasado 6 de noviembre, que ha empezado a levantarse en Ávila y Segovia y que esta semana se ampliará a Salamanca y León. Además, se permitirá abrir las terrazas en todas las provincias si los hosteleros quieren.

 

En cuanto a las medidas para Navidad, la comunidad no ha fijado postura, pero sí prefería respetar las normas adelantadas por el Gobierno, es decir, límite de 6 personas en reuniones y toque de queda a la 1.00 de la madrugada en Nochebuena y Nochevieja de manera específica, y mantener la hora fijada por cada comunidad el resto de días.

 

Fernández Mañueco abogó por criterios comunes de las comunidades para responder unidos ante el virus, si bien afirmó que están dispuestos a ser menos restrictivos en las medidas para llegar a ese acuerdo conjunto. “Es poco comprensible que se deje a las comunidades y el Gobierno actúe a demanda”, se quejó el presidente de la Junta, que reclamó liderazgo al Ejecutivo central y advirtió de que la cogernanza requiere corresponsabilidad de la otra parte. “El virus no sabe ni le importa lo que dicen los estatutos de autonomía”, aseguró.

 

Así, rechazó que el Gobierno se ponga “de perfil” y tampoco que “acapare todo el protagonismo”, apuntó por “ir de la mano desde la responsabilidad” y por una dirección unificada para combatir la pandemia y en el reparto de los recursos que deben llegar de la Unión Europea.

 

Durante su intervención, puso en valor que siempre han mantenido una posición de lealtad y responsabilidad con el Gobierno central, pero se quejó de que éste no haya aprobado una normativa intermedia al estado de alarma, que en esta segunda ola se ha dejado a las comunidades autónomas.