Cantalejo homenajea a la gacería en su nuevo callejero, que perderá reminiscencias franquistas

Nuevo callejero

En total se van a eliminar ocho denominaciones franquistas, el teniente general Queipo de Llano, la Falange Española o los días 17 y 18 de julio, cuando se produjo el alzamiento militar de 1936, previo a la Guerra Civil.

El Ayuntamiento de Cantalejo (Segovia) rendirá homenaje a la gacería, la antigua jerga de los fabricantes de trillos y tratantes de ganado, a través de los nuevos nombres que tomarán algunas de las calles, que perderán sus antiguos apelativos en aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

 

En total se van a eliminar ocho denominaciones franquistas, que recuerdan al general Francisco Franco, el teniente general Queipo de Llano, la Falange Española o los días 17 y 18 de julio, cuando se produjo el alzamiento militar de 1936, previo a la Guerra Civil. Siete de ellas están en el núcleo urbano, mientras que la octava se encuentra en el barrio anejo de Aldeonsancho.

 

En su lugar, tomarán nombres como 'plaza de los Briqueros', el nombre por el que se conoce a los cantalejanos, que procede de la palabra 'brica' ('criba' en gacería), o 'calle Siertería', que en gacería significa 'alegría' o 'felicidad'. Precisamente, en esta calle se sitúa un despacho de lotería, según explica a Europa Press el alcalde, Máximo San Macario (PSOE), quien matiza no obstante que este es un hecho puramente casual.

 

Otras calles pasarán a llamarse 'Empedrada' o 'del Viento', como así se conocen popularmente; 'del Panarro', en alusión al apelativo por el que se conoce a los vecinos de Aldeonsancho, o 'Villa de Cuéllar' y 'Aranda de Duero'.

 

El cambio de los nombres fue aprobado en el Pleno del mes de diciembre, tras lo cual se abrió un periodo de dos meses para que los cantalejanos propusieran alternativas a los apelativos planteados por el Consistorio. La aprobación definitiva de las nuevas denominaciones tuvo lugar en la sesión plenaria del mes de enero y, tras recibir las placas, este jueves al mediodía se procederá a la sustitución de las viejas. Precisamente, la retirada coincide con el 143 aniversario de la proclamación de la I República Española.

 

San Macario subraya que la nueva nomenclatura no representa a personas en particular y es reconocida de manera natural por los vecinos, con quienes se ha contado para elegir los nombres.

 

La población ha mostrado en las últimas semanas gran interés por saber la repercusión del cambio, principalmente a la hora de recibir el correo, si bien el regidor reconoce que no son muchos los afectados por el mismo y que la medida generó algo de "ruido" al principio, pero nada comparable a situaciones como la de la avenida Fernández Ladreda de la capital segoviana, cuya modificación, aún pendiente, generó gran polémica entre vecinos y comerciantes.

 

En Catalejo aún quedan calles con apelativos vinculados al Franquismo, al menos una decena, según estima San Macario, quien añade que por ahora se ha procedido al cambio de las más urgentes, puesto que están incluidas en la denuncia presentada en los juzgados por el abogado madrileño Eduardo Ranz y están más directamente vinculadas con el caudillo.

 

Según ha dicho, existen otras relacionadas, como 'Alcázar de Toledo', 'Alemania' o 'Italia', que no son ofensivas puesto que son países o edificios europeos y que no se van a retirar a la espera, también, de la modificación en los próximos años de la morfología de las placas, que se dotarán asimismo de sentido briquero y recordarán la cultura del trillo de la localidad.