Arqueólogos de Pintia documentarán restos de una muralla vaccea hallada en Coca

Un equipo de arqueólogos del yacimiento vallisoletano de Pintia documentará a partir de este martes los restos de una muralla vaccea descubierta en Coca hace unos días, en un antiguo campo de fútbol municipal.

Los trabajos, que se alargarán entre 24 y 48 horas, estarán dirigidos por el investigador Juan Francisco Blanco García, vecino de la localidad caucense y profesor de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Fue él quien durante sus vacaciones en Coca identificó la construcción. La intervención arqueológica contará además con el apoyo técnico del Centro de Estudios Vacceos 'Federico Wattenberg' de la Universidad de Valladolid (UVA) y su responsable, Carlos Sanz.

 

Se trata de una primera intervención de urgencia que permitirá consolidar y proteger los vestigios hallados, así como disponerlos para un estudio futuro de mayor calado, según ha explicado este lunes el arqueólogo del Servicio Territorial de Cultura en Segovia, Luciano Municio, durante una rueda de prensa ofrecida junto al delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, y la jefa de Cultura, Ruth Llorente.

 

Durante los trabajos, se refrescará el corte de la muralla para poder observar la estructura constructiva, analizar los distintos tipos de adobe que la componen y estudiar la cimentación, así como se recogerán las muestras para hacer una valoración cronológica precisa.

 

Municio ha explicado que en los diferentes adobes que integran el paño hay fragmentos de cerámica que, junto con los carbones identificados, pueden dar pistas determinantes sobre la fecha concreta de la construcción, anterior al 151 a. C. y posiblemente de los siglos IV o III a. C, según indica el propio Juan Francisco Blanco.

 

La existencia de la muralla está documentada por los historiadores clásicos Appiano y Frontino, aunque no ha sido hasta ahora cuando se ha podido confirmar.  Se trata, junto con la de Pintia (Padilla de Duero, Valladolid), de la única muralla vaccea físicamente visible de Castilla y León, según el profesor de la UAM. Se sospecha, además, que la caucense puede presentar un sistema de fosos parecido al del yacimiento vallisoletano.

 

En total, en Coca ha quedado al descubierto un lienzo murario de 20 metros de longitud con dos metros de altura en alguna zona, formado por un basamento de lajas de pizarras y cuarcitas sobre el que apoyan las hiladas de adobes.

 

LUGAR DE RESERVA ARQUEOLÓGICA

 

Dado que la muralla no se podrá excavar de manera integral, ante la imposibilidad de levantar en este momento el jardín que cubre los restos, el área se mantendrá como un lugar de reserva arqueológica para el futuro, de manera que más adelante se pueda llevar a cabo una investigación detallada y la construcción se convierta en un elemento visitable más dentro de la villa caucense, un territorio enclavado en Tierra de Pinares con gran afluencia de turistas que llegan atraídos su historia, sus monumentos y su entorno natural.

 

El arqueólogo de la Junta en Segovia ha destacado asimismo que son muchos años los que se llevan excavando en Coca, gracias a lo cual se conoce el emplazamiento del solar de hábitat de la población vaccea y se han localizado estructuras como un complejo de hornos de cerámica que se sitúa, según los supuestos, en el momento de la introducción del torno para la fabricación de la cerámica en la zona.

 

Tras el hallazgo de la muralla, en buen estado de conservación, queda pendiente de identificar en el futuro al menos una de las necrópolis de la Cauca vaccea, de la que no obstante existen pocas referencias, según ha precisado Luciano Municio.

 

El delegado territorial del Gobierno autonómico ha querido agradecer al equipo de Pintia su colaboración urgente y desinteresada, así como ha valorado la reacción del Ayuntamiento de Coca, que detuvo de inmediato las obras de reparación y se puso a disposición de la Administración regional para actuar conforme a las demandas del hallazgo.