Aplicaciones sobre radares, detectores e inhibidores: ¿son legales o no?

Radar de Tráfico

La DGT aclara la controversia sobre si se puedeo o no avisar de la presencia de un radar y sobre la legalidad de los aparatos para detectarlos.

La proliferación de aplicaciones que informan sobre la situación de los radares de velocidad ha obligado a la DGT a aclarar algunos términos de la controversia sobre si los detectores de radar son o no legales. Y la conclusión es clara: avisar o informar de un radar está permitido, pero usar detector o inhibidor, no.

 

En primer lugar, Tráfico aclara que avisar de la ubicación exacta de un radar fijo es totalmente lícito, ya que se trata de una información pública y que la DGT difunde en su web. Y ocurre los mismos con los radares móviles, aunque sobre estos Tráfico informa de los tramos donde se suelen ubicar, no de los puntos kilométricos exactos.

 

Por lo tanto, es legal informar sobre estos datos que muchas aplicaciones móviles ya ofrecen. Según la DGT, la Fiscalía de Seguridad Vial trabaja ya en un informe jurídico para determinar si las aplicaciones móviles y demás plataformas de avisos de ubicación de controles de alcohol, de drogas y radares móviles son sancionables.

 

Pero en la actualidad existen muchos dispositivos capaces no solo de informar de un punto de radar, sino de detectar los que están ocultos e incluso de inhibir su actuación e inutilizarlo. Estos dos últimos tipos están totalmente prohibidos. 

 

El detector de radar rastrea y localiza los radares próximos. Su uso está prohibido y se considera una infracción grave y se sanciona con 200 euros de multa y la retirada de 3 puntos del permiso. Un inhibidor de radar rastrea los radares y anula su funcionamiento. Utilizar un inhibidor de radar cuando se circula está sancionado con multa de hasta 6.000 euros y 6 puntos. Además, el taller que instale el dispositivo también puede ser sancionado, con hasta 30.000 euros.

 

Por último, un avisador como los que llevan los GPS y las aplicaciones, incluye una base de datos con la situación de los radares fijos y de tramo de las carreteras españolas, los sitúan en el mapa y alertan al conductor de la proximidad del mismo. Su uso es legal.