Tú no eres el importante, es tu equipo
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Tú no eres el importante, es tu equipo

Post raul detail

Mucho se habla y se escribe últimamente sobre liderazgo. Incluso yo he escrito en estos artículos semanales muchas cosas sobre el liderazgo (también sobre el liderazgo cobarde). Se escriben muchas ideas para llegar a ser un gran líder, un líder honesto, resiliente, valiente, con propósito... Pon detrás de la palabra liderazgo cualquier adjetivo positivo que se te ocurra y habrás inventado otro tipo de liderazgo que podrás vender dando charlas por todo el mundo. Pero creo que no somos aún suficientemente conscientes de que un líder es líder gracias a su equipo. Un buen líder es un buen líder gracias a su equipo. Y que sin equipo no habría líder ni liderazgo que ejercer.

 

Soy muy consciente que hay muchas personas que queréis ser líderes y me leéis todas las semanas. Esto va para vosotros: tú no eres el importante, es tu equipo. Por lo tanto preocúpate por rodearte de un equipo competente. Los mejores líderes saben escoger con qué personas recorrer el camino. Porque para hacer un camino de exigencia, de esfuerzo y de excelencia (vaya me han salido tres palabras que empiezan por E sin querer) no sirve todo el mundo. No sirven personas del montón. Sirven personas competentes, ni siquiera buenas personas.

 

Un gran equipo se compone de personas preparadas, con orientación clara hacia los resultados, con ganas de aprender de los demás, que piden ayuda y se dejan ayudar cuando no saben algo, que son exigentes con ellos mismos y con el resto del equipo (no hace falta ser el jefe para llamar la atención a alguien del equipo que no está cumpliendo), que suben el listón cada vez que lo superan, que proponen ideas descabelladas para dejar de hacer lo mismo continuamente, que discuten abiertamente cuando no están de acuerdo con algo y cuando se toma una decisión la llevan a cabo como si fuera su idea aunque hubieran estado en desacuerdo al principio...

 

Un buen líder se rodea de un buen equipo. Y únicamente hay dos maneras de lograrlo. La primera es crear el equipo que quieres de cero. La segunda es modelar al equipo que tienes. Habitualmente la primera opción es complicada de realizarse, porque lo normal es heredar equipos hechos, por lo que pasamos a la segunda opción.

 

Para llevar a cabo la segunda opción uno tiene que ser exigente, riguroso y comprometido con las personas. Exigente, porque tiene que marcar altos estándares de desempeño a las personas. Riguroso, porque tiene que ser implacable con las personas que no cumplen con los estándares. Es verdad que hay que ayudar, apoyar y acompañar (otras vez tres palabras que empiezan por la misma letra) a los miembros del equipo, pero sobre todo a quienes se lo merezcan y se esfuercen. Comprometido con el equipo porque los que decidan no esforzarse deben dejar el equipo. La consecuencia más directa de que haya personas que no se esfuerzan en un equipo es que el resto son los que tienen que hacer su trabajo y esto es sumamente injusto para los que cumplen.

 

El líder tiene que estar comprometido con el equipo porque él no es el importante, es su equipo. La persona que no es equipo debe estar fuera, esa debe ser la regla de oro. Al principio será doloroso y conflictivo, pero si las reglas están claras y las consecuencias también será lo mejor a largo plazo. Y sobre todo, es lo que debe hacer un líder por su equipo.

 

Gracias por leer.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: