La verdadera consideración individualizada
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

La verdadera consideración individualizada

Lider detail

La consideración individualizada es uno de los factores del modelo de liderazgo transformacional de Bass. La consideración individualizada es, en pocas palabras, la preocupación que tiene el líder por sus colaboradores, por sus necesidades y su respuesta a éstas de una manera adecuada para satisfacerlas. Si a todos los responsables de equipos del mundo mundial se les preguntara si se preocupan por las personas de su equipo de una manera individualizada y tratan de satisfacer las necesidades de cada colaborador, probablemente el 95% de los responsables de equipos contestarían que sí. Pero como en muchas otras cuestiones en la vida, la realidad es muy diferente a la opinión que de ella tienen las personas que la protagonizan. ¿El motivo? Lo más importante está en los detalles. Y como hoy me siento con ánimo de dar algunos consejos, normalmente no suelo dar consejos porque sé lo que hacemos las personas con los consejos, daré algunas pautas bastante obvias, pero no por ello menos para todos los que tenemos un equipo de colaboradores.

 

Conocer las necesidades individuales de cada colaborador, pasa fundamentalmente por dos cuestiones. La primera, preguntar. La segunda, escuchar. Cuando preguntes, pregunta con intención, no preguntes porque quede bien la pregunta o sea lo que tienes que preguntar. Por ejemplo, cuando hables con una persona de tu equipo, es bueno que le preguntes: “¿qué tal estás?” Pero no hagas esa pregunta mecánicamente, porque se te va a notar que en realidad no te importa un pimiento cómo esté el otro. Si haces esa pregunta, espera una contestación, escucha con atención y reacciona a la contestación mostrando interés. En el caso de que la persona quiera responderte durante un minuto cómo como se encuentra, no le cortes ni cambies de conversación antes de tiempo. Y si no estás dispuesto a dedicar un minuto a escuchar lo que la persona te quiera decir, entonces es preferible que no preguntes. Si preguntas, atente a las consecuencias.

 

Conocer las necesidades individuales de cada colaborador, significa leer entre lineas. Y esa persona no tiene por qué, repito, no tiene por qué tener las mismas necesidades que las tuyas. Y eso está bien. Eso es diversidad. Si un colaborador tuyo es organizado y prioriza sus tareas, mientras que tú eres el ejemplo más claro del síndrome del saltimbanqui, saltando de tarea en tarea sin tener ningún tipo de criterio, respeta su manera de trabajar y trata de facilitársela. No le contestes que: “este trabajo es así”. Porque no lo es. Eres tú quien está haciendo que el trabajo sea así.

 

Satisfacer las necesidades individuales de cada colaborador, consiste en que cuando el colaborador te dice que necesita algo le creas, y no le despaches diciendo que eso no es necesario. Si, por ejemplo, te dice que necesita formación en un software específico, créele. Seguramente no le haya resultado fácil decirle a su jefe que carece de conocimientos en algo que debería tener. Así que, primero, agradécele que te lo haya dicho y, segundo, desvívete por cubrirle esa necesidad.

 

Tener consideración individualizada por un colaborador, quiere decir que de manera sincera y honesta te preocupes por lo que le preocupa a él. Aunque no sean temas del trabajo. Y si, por poner algunos ejemplos, te dice que se va a poner la vacuna esa tarde, o tiene un examen al día siguiente, o ha tenido que llevar a su perro al veterinario; no solo muestres interés en el momento en el que te lo dice, sino que cuando se haya vacunado, haya hecho el examen o haya vuelto del veterinario, le preguntes sobre cómo ha ido la cosa. Eso es preocuparse de verdad. Y no es excusa que tengas muchas cosas en la cabeza. Porque si te importa tu equipo, y debe importarte, te deben importar las cosas que a ellos les importan.

 

Tu equipo debe ser la prioridad, tu prioridad. Porque tú serás tan buen profesional como lo sea tu equipo. Seguro que habrás oído un montón de veces esta frase en los cursos de liderazgo que has hecho. Pero llega un momento en el que hay que pasar de las frases importantes a las acciones. Así que empieza a preocuparte de verdad de tu equipo.

 

Gracias por leer.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: