Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Cómo nacen los rumores

Asda detail

Cuando uno es pequeño enseguida aprende que la vergüenza es una emoción muy desagradable, sobre todo porque habitualmente se experimenta delante de otros. Las primeras experiencias conscientes con la vergüenza suelen producirse por los chistes. Sobre los 7 años los niños empiezan a descubrir el doble sentido del lenguaje y, por lo tanto, empiezan a entender chistes que se basan en ese principio humorístico. A esa edad, después de contar uno de esos chistes es típico preguntar: «¿Lo has pillado?». Más te vale decir que sí. Ser de los primeros en pillar el chiste es clave para tener cierto prestigio y reconocimiento social entre los compañeros de edad. Algunos se afanan en buscar al que no ha entendido el chiste, el lenguaje no verbal se controla poco a esa edad, y así señalarle rápidamente haciendo evidente su ignorancia. El protagonista inesperado de la situación en ese momento se muere de vergüenza y tratando de evitar el bochorno replica rápidamente que sí lo ha «pillado», para después desinflarse cuando le retan a explicarlo. Y con este simple mecanismo es como aprendemos que lo que importa realmente no es entender las cosas, sino ser el primero en reaccionar. De esta manera funciona la información en estos tiempos que nos ha tocado vivir y, por supuesto, los rumores en una organización.

 

Lo que se recompensa es ser el primero en transmitir una información, da igual que sea verdad o no. Incluso si es sorprendente, catastrófica, increíble… mejor que mejor. Se recompensa con visitas a una web, retuiteos en Twitter, likes en LinkedIn, escucha atenta en un corro de personas o contestaciones en Whatsapp. Todo vale para tener cierto prestigio y reconocimiento social entre los compañeros.

 

Hace años, la fiabilidad se transmitía descubriendo la fuente de la información. En época de mis padres lo que decía la televisión era verdad absoluta. Ahora quien posee el poder de la infalibilidad es internet: «He leído en internet que…». Aunque en ocasiones se informa del medio de comunicación donde aparece la noticia y eso influye en lo creíble que es esa información para la persona. No porque un medio sea más fiable que otro, sino porque tendemos a creer más al quien coincide con nuestras opiniones. Dicho de otra manera, creemos más al medio de comunicación más afín a nuestras ideas. Cosas de humanos.

 

Realmente, la pregunta para saber si una información es fiable, no es ¿dónde lo has leído? o ¿dónde lo has escuchado? En realidad la pregunta clave es: ¿eso es una opinión o un dato objetivo? Todos hemos leído últimamente una frase parecida a esta: «Si no se vuelve al colegio de manera presencial, habrá una generación perdida por la pandemia». Esto evidentemente es una opinión, puede basarse en datos o no, pero es una opinión no un dato objetivo. Y por lo tanto, debe de tomarse como tal.

 

La rumorología precisamente nace aquí: en tomar opiniones como realidades y además trasladarlas introduciendo interpretaciones propias, cuando no directamente nuestro punto de vista sentando cátedra: «Si nuestros hijos no empiezan el colegio en septiembre, estarán traumatizados toda la vida». Esta opinión, nacida de otra opinión, es la que colocada en el canal adecuado provocará estupefacción, desaprobación, asombro, incredulidad, aprobación, escándalo… logrando ese minuto de protagonismo, de atención social y de reconocimiento tan valorado en la actualidad que reforzará el comportamiento de creación de rumores.

 

Y si al cabo del tiempo no se cumple el vaticinio dado, ya nadie se acordará y nadie pedirá cuentas a nadie. Porque después de horas, días o semanas desde la predicción, se habrán realizado decenas, miles y millones de predicciones más que se habrán llevado su minuto de gloria social y que también olvidaremos, dejando paso a las otras muchas predicciones.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: