Pequeños pasos de excelencia

Peque%c3%b1os%20pasos%20de%20excelencia detail

Philippe Petit, quien en la mañana del 7 de Agosto de 1974 cruzara las dos Torres Gemelas caminando sobre un cable de acero, no llegó al máximo nivel de su carrera como funambulista empezando con grandes conquistas, sino dando pequeños pasos como juglar callejero hasta ir adquiriendo la maestría necesaria para tal magnitud de hazaña. Para quien no haya visto aún la película "El desafío", la recomiedo ver. Para los más selectos, entre quienes me incluyo, me quedo antes con el documental original sobre Philippe: "Man on Wire".

   Cada paso que logremos dar en dirección a aquello que consideramos importante lograr debe transmitir una clara intensidad de certidumbre. Hablemos claro, de forma intuitiva o consecutiva sabemos bien si estamos en el camino correcto o no.

 

   Prácticamente a todo, menos a la muerte, a todo se le puede dar la vuelta. Pero sucede que al encontrar contratiempos perdemos el control más que desenvolvernos con soltura. Es esto y no la dificultad que atañe cualquiera de nuestros propósitos lo que ha interferido en nuestra capacidad de conseguir grandes hitos en nuestra vida. Al analizar las principales razones que bloquean el paso de cualquier persona hacia sus aspiraciones en la vida podemos observar que la mayor parte de ellas son autoimpuestas. Por increíble que parezca, en no pocas ocasiones somos nosotros quienes provocamos nuestra propia caída. ¿Qué hace que aquellos pasos que parecían consistentes se derriben ante nosotros, impidiéndonos avanzar?, ¿cuáles son las razones por las que pasamos gran parte de nuestra vida soñando con nuestro verdadero potencial?, ¿estamos dando los pasos necesarios para la realización de nuestros objetivos? La respuesta a estas preguntas suele ser tan común como ignorada. Si nos fijamos bien en cómo hemos hecho las cosas hasta ahora, veremos que hemos caído en la trampa de buscar dar siempre el paso más grande posible. Hemos buscado antes el éxito como resultado que la excelencia como aprendizaje.

 

   ¿Alguna vez has visto a un niño aprender a caminar? Este no se levanta de pronto y echa a andar, durante sus primeras semanas se pasa la vida reptando por el suelo. Y pasados unos meses no se levanta de su cuna, se echa gomina en el pelo y oliendo a lo último de Versace dice: estoy listo para la vida y el triunfo, ¿verdad que no? Lo que hace es gatear tratando de ponerse de pie y mantenerse allí al tiempo que gesticula sus primeras palabras. Ellos siguen un curso natural de crecimiento y aprendizaje. Entonces, ¿por qué no hacemos nosotros lo mismo en lugar de tratar de conseguirlo todo en un solo paso? La respuesta es sencilla. Prácticamente ninguno de nosotros poseemos la habilidad de conquistar a través de los pequeños pasos. Pasamos buena parte de nuestro tiempo tratando de llegar cuanto antes a nuestras metas y la otra parte lamentando los errores que cometemos. El secreto está en dar pequeños pasos de excelencia.

 

   La primera separación entre la persona que practica y la que no lo hace es que una valora cada centímetro que recorre y la otra solo cuenta los kilómetros que faltan para llegar a la meta. Esa es la clave del éxito de estas personas. Ven su esfuerzo en cada paso, la recompensa en cada centímetro y el avance a cada instante. Cuanto más se esfuerzan y más avanzan, menos están dispuestas a rendirse.

 

   Este es uno de los aspectos clave de la filosofía "Kaizen". Cuanto más grande sea la meta y mayor el miedo o la dificultad que entrañe conseguirla, más pequeños deben ser los pasos que demos hacia ella. El éxito de esta filosofía radica en dar pasos de crecimiento fácilmente adaptativos para nuestro cerebro. Más concretamente para nuestro cerebro medio (sitema Límbico). Todas las situaciones retadoras, de peligro o incertidumbre lo que hacen realmente es activar nuestra "amígdala" del sistema Límbico, que es la encargada de provocar en nosotros comportamientos de lucha o de huida. Este sistema de alarma se activa por ejemplo cuando tratamos de encarar un nuevo reto, afrontar lo desconocido o salir de nuestra rutina de vida. ¿Qué ocurre cuando damos pasos más pequeños? Que pasan inadvertidos para la amígdala, esta no se activa y no perdemos nuestra confianza, permitiéndonos así llegar cada vez más lejos, nunca parando de avanzar.

 

   Utilizar el método Kaizen no es una novedad, lleva décadas implementándose en la vida personal y profesional de millones de personas como estrategia de crecimiento y enfrentamiento exitoso ante nuestras barreras conocidas.

 

   Esta semana traigo noticias, he publicado en la plataforma de Amazon el libro "16 Motivos para volverte imparable en tu vida". Consta de una serie de artículos nuevos y otros ya conocidos. Para aquellos que os lo descarguéis espero que lo disfrutéis y esté a la altura de lo que esperáis, y para los que no, me conformaré con que sigáis leyendo y aprendiendo de mis nuevas entradas en el blog. Feliz Lunes a todos.

 

 

Comentarios

Roberto Serna 19/04/2019 09:35 #8
Hola Carlos! Me encanta saber que te están sirviendo. Puedes darme tu opinión siempre que quieras. Respecto al libro no hay ningún error, yo mismo lo subí de forma gratuita para kindle y por ahora solo en formato digital. Quizás me plantee hacerlo físico, pero por el momento solo es una opción que reservo para el siguiente. Un saludo Carlos!
Carlos 15/04/2019 23:22 #7
Roberto, Muchas gracias por tus artículos semanales. Realmente están siendo una gran y honesta brújula para mí...Enhorabuena, y muchísimas gracias por ello. Respecto al libro, he querido comprarlo, pero sólo lo veo en versión Kindle, y gratuito. Se trata de un error? Se puede adquirir en papel? Muchas gracias por todo. Carlos.
Roberto Serna 06/04/2019 12:49 #6
Lo mismo digo Teresa, a mi también me gustó mucho. Casi todos los artículos van en esa dirección, la construcción de un buen juego interno. Me alegra ser tu gelocatil personal! :-)...
Roberto Serna 06/04/2019 12:46 #5
Ana! Y con razón que hay gente que se bloquea hasta abandonarlo todo. Yo creo que todo esto es más bien cosa de hábitos. De saborear las pequeñas victorias y tener confianza en que el premio tarde o temprano llegará. Como casi todo es cosa de crear un buen juego interno.
Teresa 04/04/2019 22:51 #4
Fabulosa película " Man on Wire" , y muy acorde con la esencia de tus artículos. Esta noche llego a casa con esa sensación de tener en la cabeza una "jaula de grillos" como se suele decir. Imposible ver noticias, lo que me faltaba. Mejor leer algo que no sea negativo, triste, agorero, impresentable.....en fin, que hoy mi gelocatil ha sido leer tranquilamente este artículo.
Ana 04/04/2019 14:09 #3
Qué verdad es esa. Cuanto más queremos correr para alcanzar una meta, más obstáculos nos encontramos. No falla. Nos bloqueamos y nos cuesta seguir y de qué manera, si es que seguimos y no abandonamos antes de tiempo; la impaciencia es la peor consejera que podemos tener. Pero también es verdad que qué mente más bien " amueblada" se necesita para poder ir poquito a poco, con paciencia pero seguros. Si hoy en día todo lo queremos para " Ya". Felicidades por tu publicación.
Roberto Serna 02/04/2019 22:50 #2
Gonzalo muy buenas! Muchas gracias, espero que a la gente que lo tenga le sirva. Échale un buen vistazo, a mi es un método que me ayuda a superar algunos bloqueos que me llevan a procrastinar. Personalmente es muy atractivo su poder de acción por lo sencillo que és.
Gonzalo José 01/04/2019 11:39 #1
Muy buenos días Roberto, y muchas felicidades por la publicación de tu libro. Te deseo mucha suerte, estoy seguro que no nos vas a defraudar. Una persona que transmite en sus artículos ideas tan positivas (y tan necesarias en estos tiempos que corren) como tú lo haces, debería tener el reconocimiento asegurado, como minimo. Yo de momento voy a buscar más información sobre éste método " Kaizen" del que nos hablas.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: