Todas las claves para mantener sano tu riñón

Los riñones reciben hasta el 20% de toda la sangre que sale del corazón, por lo que su relación con nuestra salud cardiovascular también es muy estrecha, a la par que vital. 

Cuidar de nuestros riñones es tan importante como cuidar de nuestro corazón, aunque no lo tengamos en cuenta. Primero, por el impacto socio sanitario que tiene la enfermedad renal crónica, pero también por su repercusión en la calidad de vida de los pacientes que la sufren. Son un par de órganos vitales y su función principal es mantener limpia la sangre que recorre nuestro cuerpo, además de químicamente equilibrada. Entender cómo funcionan puede ayudar a mantenerlos sanos.

 

En concreto, reciben hasta el 20% de toda la sangre que sale del corazón, por lo que su relación con nuestra salud cardiovascular también es muy estrecha, a la par que vital.  En este sentido, en una entrevista con Infosalus, Fernando Simal, nefrólogo y vocal de la junta directiva de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), explica que los riñones cumplen un papel "muy importante" para el organismo y, por ello, "son muy sensible a mínimas pérdidas de volumen de sangre o a deshidrataciones".

 

CONSEJOS PARA MANTENER EL RIÑÓN SANO

 

1. Mantén una ingesta de agua adecuada (4 a 6 vasos al día).

   

2. Modera la ingesta de bebidas gaseosas y alcohólicas.

   

3. Evita el tabaco.

 

4. Come verduras dos veces al día y frutas tres veces al día.

   

5. Combina las verduras y frutas que tomes en tus comidas principales con pan, pastas o arroces.

 

6. Utiliza aceite de oliva.

   

7. Consume proteínas a diario de origen variado alternando las del pescado blanco o azul, con huevos y legumbres.

 

8. La leche, mejor semidescremada.

 

9. Sólo ocasionalmente toma carnes rojas y procesadas (embutidos, salchichas, hamburguesas y patés) y acompáñalas de una ensalada. Las carnes rojas, mejor cocinadas al horno o a la plancha. Son preferibles las carnes de ave sin piel y el jamón de york.

   

10. Evita comer vísceras de animales.

 

11. No abuses de alimentos ultraprocesados, azúcares refinados (bollería, pastelería), grasas (bollería industrial, mantequilla, margarina, tocino y embutidos).

 

12. Modera el consumo de sal.

   

13. Nunca tomes suplementos dietéticos sin ser indicados por un profesional.

 

14. Los fármacos pueden ser tóxicos para el riñón. No tomes antiinflamatorios por largo tiempo ni a altas dosis, ni de forma innecesaria. No abuses del omeprazol.

 

15. Toma solo los fármacos estrictamente necesarios, a dosis e intervalos adecuados y el tiempo indicado por el médico.

 

16. No uses plantas medicinales diuréticas ( diente de león, cola de caballo...) sin consultar a un profesional, ni abuses de laxantes.

 

17. Practica actividad física una hora al día.

 

18. Si te diagnostican una enfermedad renal, infórmate de los cambios en los hábitos que necesitas

  

19. Controlar la función renal con una analítica anual, especialmente si se tienen más de 65 años, se padece alguna enfermedad crónica (diabetes, hipertensión, obesidad, dislipemia), o se tienen antecedentes familiares de insuficiencia renal.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: