Saltar publicidad

+ Deportes

compartir

El Real Madrid olvida el derbi en Italia

EUROLIGA

Los blancos derrotan a Sassari, 58-83, y jugarán por la primera plaza en la última jornada. 

12.12.2014

El Real Madrid venció en su visita al Dinamo Sassari (58-83) en un partido intrascendente para los italianos, ya eliminados de la Euroliga, pero que permitió a los pupilos de Pablo Laso desquitarse de la derrota en el derbi con el Estudiantes y acudir, a la décima y última jornada de la fase de grupos, con la posibilidad de mantener la primera posición.

 

El partido no tenía nada en juego para los locales, que --pese a todo-- salieron dispuestos a darse una alegría ante un rival de postín, mientras que el Real Madrid no quería fallar tras la derrota en el derbi y, sobre todo, para llegar al próximo viernes en el Palacio con las opciones intactas de pasar al 'Top 16' como primero de grupo.

 

El comienzo fue muy extraño porque los italianos tardaron más de cinco minutos en inaugurar el marcador. Su primera canasta llegó a 3:26 para el final del acto inicial, cuando Llull ya estaba empezando a calentar su muñeca. Sin embargo, el sonrojante parcial de los actuales subcampeones de Europa no impidió al Dinamo Sassari volver a meterse en el partido.

 

Edgar Sosa (18 puntos) se empeñó en reducir distancias antes de comenzar el segundo cuarto y el equipo italiano consiguió su propósito. De hecho, sólo bastaron dos minutos para que los jugadores de Romeo Sacchetti tomaran la delantera e hiciesen reaccionar al Real Madrid, que tuvo que volver a ponerse el mono de trabajo, sobre todo en la zona.

 

Felipe Reyes aportó muchísimo en esta faceta --hasta seis rebotes capturó-- y Llull siguió mandando ante la ausencia por lesión del 'Chacho' Rodríguez. Poco a poco, y en función que fueron entrando los triples, el equipo de Pablo Laso mejoró sus guarismos con Maciulis y Carroll, que presentó un porcentaje impecable desde el 6,75.

 

David Logan, exbase del Laboral Kutxa Baskonia, dio la cara cuando el Real Madrid apretó el acelerador sin compasión, pero nada pudieron hacer para frenar la fluidez merengue, pese a que venciesen el tercer parcial (18-13), un espejismo que se encargó de borrar de un plumazo el conjunto español.

 

En el asalto final, el Real Madrid no tuvo piedad con el Dinamo y sentenció en Cerdeña un triunfo cargado de intensidad y de mucho valor. Una excelente termómetro que le sirve a Pablo Laso para conocer la versatilidad de sus jugadores, más si cabe cuando faltaba alguno de los pesos pesados del vestuario y algo 'tocados' tras la derrota con el Estudiantes.