Cuando tu hijo dice que le duelen los huesos... ¿en qué consiste el dolor de crecimiento?

Crecimiento infantil

Hay muchos niños a los que les duelen las piernas, los brazos, o una parte de la espalda. Generalmente ocurre al terminar de hacer deporte y relajarse, o bien durante la noche. Se trata de dolores que les duran unos minutos y que son bastante molestos para ellos.

No obstante, suelen ser benignos y remiten con el tiempo, unas seis semanas como máximo, aunque pueden volver a repetirse a lo largo de la infancia. En cualquier caso, siempre es conveniente consultarlos con el pediatra.

 

La traumatóloga de la sección infantil del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, Azucena García Martín, explica que, en realidad, no son dolores óseos, sino musculares. Se trata de dolores que padecen los niños en el crecimiento y son frecuentes, además de que suelen ser temporales, benignos y transitorios. Ocurren en un 30% de la población infantil en algún momento de su crecimiento y desarrollo.
 

"Los dolores de crecimiento son en realidad espasmos musculares que ocurren cuando el niño se relaja tras el deporte, o duerme. Muchas veces, estos se despiertan llorando porque les duele la pierna, y en cuanto los padres les dan un masaje o una crema desaparecen. Esto puede ocurrir durante un periodo corto de pocos días hasta las cuatro o seis semanas. Los dolores se localizan un día en una pierna, otro en la espalda, otro día en un brazo, mientras que otro en la otra pierna. Son aleatorios y no siempre suceden en la misma parte del cuerpo", aclara la especialista.

 

García Martín insiste en que el 'dolor del crecimiento' no es una patología, es más un 'diagnóstico de exclusión', es decir, aquel que se da cuando se ha descartado que existan otras complicaciones o patologías más graves. En este sentido, la traumatóloga precisa que hay que descartar otras entidades como los tumores óseos o las 'osteomielitis' o infecciones del hueso.

 

LOS DOLORES ÓSEOS

 

Aunque los dolores de crecimiento de naturaleza muscular sean los más frecuentes, la especialista también avisa de que los niños pueden sufrir las 'osteocondrosis' o dolores que se producen en los núcleos de 'osificación secundario', las zonas por donde el hueso crece.

 

El núcleo de osificación primario es la estructura del hueso. Después, están las zonas de crecimiento. Así, entre el primero y el segundo hay una zona de cartílago de crecimiento. Por eso es muy típico el dolor en el talón en los niños de nueve años. Hay un núcleo de osificación en la apófisis posterior del calcáneo, justo donde se inserta el tendón de Aquiles.

 

Lo mismo ocurre en la cara anterior de la tibia, en edades entre los 11 y los 14 años, con el dolor en el núcleo de osificación de la tuberosidad tibial anterior, donde se inserta el tendón rotuliano.

 

¿Cómo mejoran este tipo de dolores? La doctora García Martín subraya que este tipo de dolores mejoran con el hielo, con reposo deportivo, con estiramientos, o dando ibuprofeno a los niños, "pero siempre bajo prescripción médica".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: