Cómo desinstalar antivirus de nuestro ordenador si el desinstalador de Windows nos da problemas

Ordenador

La seguridad es uno de los aspectos que más preocupa a los usuarios, y, por eso, una de las aplicaciones que no suele faltar en nuestros ordenadores es un software antivirus. Este nos garantiza protección ante posibles amenazas en caso de que nos conectemos a Internet y naveguemos por sitios poco seguros.

Actualmente en el mercado existen antivirus gratuitos y de pago y ambos tipos nos aseguran protección. Eso sí, tenemos que comprobar que nos descargamos siempre las versiones oficiales y más actualizadas.

 

Si no tenemos cuidado podemos llegar a instalar malware o cualquier otro tipo de virus con la instalación del propio antivirus. También puede ocurrir que lleguemos a acumular varios antivirus en nuestro ordenador pensando que el último que nos acabamos de descargar va a funcionar mejor que el anterior. De este modo vamos acumulando software y llenando un espacio muy valioso en nuestro PC.

 

Lo conveniente y recomendable es desinstalar el sofware que no vamos a utilizar más, para así limpiar nuestro ordenador y mejorar su rendimiento, algo que sin duda agradeceremos. Para desinstalar los antivirus que ya no usamos podemos seguir el procedimiento habitual (a través del panel de control), que es lo recomendable, pero si nos surge algún tipo de problema podemos echar mano de las aplicaciones oficiales de los propios fabricantes.

 

En ocasiones, mediante el procedimiento habitual la eliminación de los programas no es del todo efectiva, por eso hay que acabar recurriendo a la segunda opción sí o sí. Afortunadamente, actualmente la mayoría de los fabricantes de este tipo de software cuenta con aplicaciones oficiales que permiten realizar una desisnstalación segura y rápida.

 

AVAST

 

En el caso del antivirus Avast, uno de los más descargados, cuando no funciona la opción “Agregar o quitar programas” en el panel de control entonces el fabricante nos da la posibilidad de usar la desinstalación avastclear, que consiste en descargar avastclear.exe en nuestro escritorio, iniciar Windows en modo seguro y abrir (ejecutar) la utilidad de desinstalación.

 

En el caso de que hayamos instalado Avast en una carpeta que no es la predeterminada tendremos que buscarla, pero tendremos que tener especial cuidado porque el contenido de cualquier carpeta que elijamos se eliminará. Luego tendremos que hacer clic en “Quitar” y reiniciar el equipo.

 

AVG

 

AVG cuenta con AVG Remover, una aplicación que elimina todas las partes de la instalación de AVG de nuestro equipo, incluidos los elementos de registro, los archivos de instalación, los archivos de usuario, etc. AVG Remover es la última opción que se debe usar en caso de que haya fallado repetidamente el proceso de desinstalación o de reparación de la instalación de AVG.

 

PANDA

 

En caso de que no puedas desinstalar Panda correctamente desde el Panel de control de Windows entonces es recomendable eliminar por completo los archivos y entradas de registro del antivirus. Para ello, deberás descargar y ejecutar el archivo Desinstalador Genérico de Panda en el Escritorio de Windows.

 

Cuando lo vayas a ejecutar te aparecerá una ventana con el siguiente mensaje: 'Do you want to run this uninstaller? WARNING: It will reboot at the end to ensure a clean uninstall' (¿Deseas ejecutar este desinstalador?? ADVERTENCIA: Se reiniciará el equipo para asegurar una instalación limpia.) Tendrás que macar la opción 'Sí'.

 

Luego te aparecerá el siguiente mensaje, que te indicará que se reiniciará el equipo. En caso de que no aparezca, será necesario que lo reinicies igualmente para completar el proceso de desinstalación.

 

Otros software como McAfee o Norton cuentan con herramientas para eliminar de raíz sus propios antivirus. En el caso de McAfee se trata de McAfee CleanUp Tool y en el caso de Norton hablamos de Norton Removal Tool.

 

Como bien podemos leer en sus páginas web, estas herramientas son recomendables para usar cuando no funciona el desinstalador normal de Windows o Mac, ya que son muy agresivas. Por lo tanto deberíamos utilizarlas cuando no nos queda más remedio y no tenemos otra salida, cuando nos ha fallado el otro mecanismo.